El 10 de Enero de 1955 con fe, entrega, dedicación y la misión de Hacer Siempre el Bien, inspiradas por Madre Francisca Pascual Doménech, llegan las primeras Hermanas Franciscanas de la Inmaculada
a Venezuela.
Celebremos con Júbilo los 66 años de expansión del amor de Dios, a través de las obras dedicadas al servicio de sordos, ciegos, enfermos y necesitados.