Mañana 8 de diciembre los católicos, la familia franciscana y muy especialmente las Hermanas Franciscanas de la Inmaculada celebramos una solemnidad muy especial, dogma de la iglesia: La Inmaculada Concepción de la Virgen María, donde se declara que por una gracia especial de Dios, ella fue preservada de todo pecado desde su concepción.Nos recuerda San Anselmo: “¿Pudo Dios preservar a ciertos ángeles de toda mancha de pecado, y no podía preservar a su propia Madre? ¿Pudo Dios crear a Eva sin mancha de pecado y no iba a poder crear el alma de María sin esa mancha? Y si pudo hacerlo y le convenía hacerlo, ¿por qué no iba a hacerlo?

Antonio de Pereda y Salgado. Valladolid 1611 Madrid 1678. Óleo sobre lienzo 1636. Museo Nacional del Prado.Madrid (España).