La Provincia «Nuestra Señora de los Ángeles» nos invita a esta jornada de oración del 18 de julio.

Un encuentro sorprendente el de María con el Resucitado; una doble pregunta: ¿Por qué lloras?, un nombre pronunciado, “María”, una respuesta de amor, “Maestro”, una vida liberada y transformada, una misión: “ve a mis hermanos”.

En esta noche que atraviesa la humanidad unámonos a María, dejemos que el Señor nos pregunte… “¿por qué lloras?”, nos mire y pronuncie nuevamente nuestro nombre. Él está aquí, para nosotras lleno de amor. Él nos invita también a contemplar el despertar incipiente, el clarear tímido de un nuevo día que viene cargado de novedad y de Vida, la vida del Resucitado de la que nosotras, hoy, estamos llamadas a “atrevernos” e ir a los hermanos y anunciar que Cristo vive.