«…Cuéntale M. Francisca al Señor,, que necesitamos sentirnos discípulas enviadas y profetas de nuestro tiempo, Llamadas a HACER SIEMPRE EL BIEN…»