“En este tiempo de emergencia para la humanidad” invita a “los católicos de todo el mundo a unirse espiritualmente en oración con él”.

El viernes 27 de marzo a las 18:00, hora de Roma el papa Francisco impartirá excepcionalmente la bendición Urbi et orbi, a Roma y al mundo, que incluye la posibilidad de recibir la indulgencia plenaria.
Lo hará desde el exterior de la basílica de san Pedro, donde habitualmente tiene las audiencias generales, con la plaza vacía. Incluirá una adoración eucarística.
“A la pandemia del virus queremos responder con la pandemia de la oración, de la compasión, de la ternura”.

La imagen del Cristo milagroso que el Papa Francisco visitó el 16 de marzo en la iglesia romana de San Marcelo para rezar por el fin del coronavirus, fue retirada de su altar y transportada a la Plaza de San Pedro para que pueda estar presente el viernes durante la bendición Urbi et Orbi del Santo Padre.
La oración del Santo Padre podrá ser seguida en directo a través de los medios de comunicación”.