La Eucaristia y bendiciòn han sido presididas por el Arzobispo de la Diòcesis de Kampala Mons.Cyprian Kizito Lwanga, concelebrando el Delegado de los Hermanos Franciscanos conventuales y el pàrroco.
En la celebración eucarística como gesto de gratitud del pueblo, se bautizò a la niña del primer parto que se atendiò y se  le impuso el nombre de Clara Wanda.
En la celebraciòon estuvo presente la Cónsul de Polonia, país que ha financiado el proyecto del hospital y un grupo de voluntarios polacos, las Autoridades del lugar y  Director del área de salud…todos tuvieron palabras de reconocimiento y agradecimiento a los Hermanos Franciscanos conventuales y Hermanas Franciscanas de la Inmaculada.
Asistieron más de 300 personas, y tras la Eucaristia y bendiciòn del Centro se ofreciò una comida a todos los participantes.