50 años de fidelidad al Señor. Es un gran regalo del Creador que debemos saber acoger, saborear, agradecer, celebrar y compartir, por este motivo las hermanas del encuentro de bodas de oro que lleva por lema «Durmiendo yo, mi corazón velaba» han peregrinado a Roma y Asís.